CARTA A MI HIJA MARIA FERNANDA

POR: @vergaracesar1

Hijita preciosa, hace algún tiempo como parte de tu tarea en la escuela me encargaron que tenía que hacerte una carta donde te dijera lo que significas para mí.

He aquí lo que puse:

 

Mi queridísima, mi dulcísima María:

Cuando me dijeron que tenía que escribir una carta en donde dijera qué significas para mí, me tuve que detener a pensar cómo elaborar esta carta durante dos días.

Mi dulce hija, tú significas tanto para mí, pero tanto tanto, que no sabría por dónde empezar.

Comenzaré por el principio.

Desde que tú naciste, me convertí en padre.

Gracias a ti, mi dulce niña, descubrí la maravillosa experiencia, el incomparable sentimiento de tener entre mis brazos un pedacito de carne, sangre de mi sangre, una linda personita a quien cuidar, amar y proteger: mi hija.

Y desde entonces has sido mi hija mayor, mi más hermoso sueño convertido en realidad, mi razón para vivir, el objetivo de mis esfuerzos.

Mi Fersita, te quiero tanto, pero tanto tanto, que todas las palabras del diccionario no me alcanzan para describirte lo grande que es mi amor por ti.

Eres mi güerita, mi hija mayor, mi flaquita, mi anhelo de que éste sea un mundo mejor tan sólo para que tú vivas en él; quisiera crecer mucho para estar a la altura de tu gran corazón.

Te digo, todas las palabras no me alcanzan. Baste decir, ya para terminar, que si en este momento me dijeran que me voy a ir de este mundo, yo elegiría llevarme únicamente tres cosas: tres únicamente y desecharía todas las demás:

Me llevaría la risa de Daniela, desde luego, también la voz ronquita de Alexi; pero en el lugar más secreto de mi corazón, hay espacio para el mayor de los tesoros en el universo: ahí me llevaría la sonrisa tímida de mi hija mayor: María Fernanda.

Con todo mi amor:

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: