No hay mujeres frígidas, hay hombres torpes