EL JUICIO FINAL

Por: César Vergara Teníamos que rodear un barranco para llegar a casa, y estaba amaneciendo al Sur.  Todo el bosque se volvía selva,  y todo el campo convertíase en desierto.  Nuestros estómagos ardían y nuestras mentes volaban, como si los unos tuvieran hambre y como si los otros quisieran sueños. “En el lugar donde la vida …